Savannah Venture y el carbono.

Hoy vamos a hablar acerca de un tema importante a la hora de elegir una bicicleta especialmente de montaña : ¿aluminio o carbono?

Estamos frente a dos materiales de naturaleza muy distinta, primeramente el aluminio: un metal, y por otra parte el carbono, una fibra sintética. Por una parte, el aluminio es un elemento que como tal no existe en la naturaleza sino que es resultado de la aleación de la bauxita, el mineral del que se extrae. Sin embargo, el carbono pone ante nosotros una variedad infinita de posibilidades en cuanto a elasticidad ya que permite intercalar diferentes capas de trenzado según los gustos del fabricante.

He aquí la pregunta clave: ¿merece la pena comprar una bicicleta de carbono?

El carbono, a pesar de que algunos todavía puedan verlo como un material inalcanzable, es una material novedoso que debido a sus grandes ventajas, está siendo empleado cada vez más en las mtb.

Las ventajas del carbono.

  • Rigidez y elasticidad: el carbono, sorprendentemente engloba ambas características. Esto es porque, los cuadros de carbono son mucho más rígidos que los de aluminio lo que se nota mucho a la hora de transmitir nuestra fuerza a la pedalada. Y a su vez, debido a su elasticidad es el material que mejor absorbe los impactos y las vibraciones, haciendo que no se transmitan estas irregularidades a nuestra pedalada.
  • Estética: la estética de los cuadros de carbono son inmejorables. Las formas que permite este diseño al ser elaboradas en un molde son infinitamente superiores.
  • Personalización: el carbono permite disponer las fibras de forma que sea rígida en algunas partes, fuerte en otras, etc. Es por ello que se puede aumentar al máximo la rigidez en los puntos de mayor esfuerzo y reducir su peso en los sitios donde solo se requiera continuidad para poder ajustar al máximo el peso.
  • Peso: esta es una de las diferencias claves entre el aluminio y el carbono. El carbono es ligero, y por tanto las bicis tienen un peso menor que las de aluminio, una cuestión decisiva para aquellos que más trabajo dan a sus piernas, pues unos gramos más puede suponer la diferencia entre ganar o perder.

El carbono dota a las bicicletas de un bello acabado además de unas características deportivas a las que ningún otro material puede llegar, por eso, si merece la pena tener una bici de carbono.

¡Sigue descubriendo más con Savannah Venture!